Sexo en la vida Nocturna

La Organización Mundial de la Salud estima que al menos una de cada 25 personas en el mundo sufre de al menos una enfermedad de transmisión sexual.

La vida nocturna puede ser un ambiente emocionante y lleno de diversión, pero también puede presentar riesgos para la salud sexual. En este artículo, hablaremos de los peligros potenciales y las formas de protegerse.

 

 

El consumo excesivo de alcohol y drogas recreativas puede afectar la toma de decisiones y el juicio, lo que puede llevar a tener relaciones sexuales sin protección o con una pareja desconocida. Esto aumenta el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS) como el VIH/SIDA, la gonorrea, clamidia y sífilis entre otras. Además, el consumo de alcohol y drogas puede disminuir el rendimiento sexual, causar impotencia temporal, y la capacidad de tener una relación sexual segura y satisfactoria.

Otro riesgo para la salud sexual en la vida nocturna es el abuso sexual. El alcohol y las drogas pueden disminuir la capacidad de una persona para resistir o defenderse de la violencia sexual o de causar amnesia y por ende no poder recordar lo sucedido, lo que aumenta el riesgo de convertirse en víctima. Cuando estes en un evento social, es importante cuidar tu trago, idealmente que te lo preparen en frente y no lo dejes sólo.

Además, la falta de sueño y la alteración del horario de sueño pueden afectar la libido y la salud sexual en general. El sueño adecuado es esencial para la salud sexual, ya que ayuda a mantener los niveles adecuados de hormonas y aumenta la energía y el deseo sexual.

Para protegerse de los riesgos para la salud sexual en la vida nocturna, es importante tomar medidas preventivas. Estas pueden incluir:

  • Beber con moderación y evitar el consumo excesivo de alcohol y drogas recreativas.
  • Utilizar preservativo en todas las relaciones sexuales. Recuerden que no sólo se trata de prevenir embarazo

 

 

  • Estar atento y alerta en los ambientes nocturnos, y evitar situaciones potencialmente peligrosas.
  • Comunicarse abierta y honestamente con la otra persona y hablar sobre las preocupaciones relacionadas con la salud sexual.¡Conversar baja la ansiedad

 

 

  • Dormir lo suficiente y mantener una rutina de sueño saludable.

 

 

La vida nocturna puede ser emocionante y divertida, y está bien disfrutar de tu sexualidad, pero es importante tomar medidas preventivas para protegerse de los peligros potenciales y mantener una vida sexual saludable y segura.