Salud en época de festivales

He seguido la escena electrónica en Costa Rica desde hace más de 20 años, y es notable el crecimiento tan importante que ha tenido, convirtiendo a nuestro país en el epicentro de la música electrónica de Centroamérica. No obstante, también he visto muchas a personas poniendo en riesgo su integridad física y emocional por diferentes variables, por lo que voy a compartir en este artículo algunas recomendaciones para poder disfrutar de muchos días de música con energía y sin enfermarnos, especialmente para esta próxima época de festivales.

Para tener una vida saludable debemos de basar nuestros estilos de vida en 6 pilares:

  1. Alimentación saludable.
  2. Sueño reparador
  3. No abuso y desuso de sustancias tóxicas (Alcohol, tabaco, y otras drogas de uso recreacional)
  4. Actividad física
  5. Salud mental y emocional
  6. Relaciones interpersonales y psicología positiva.

Hoy vamos a enfocarnos en los tres primeros.

Cuando se trata de varias noches seguidas de asistir a eventos de este género, debemos de tener en cuenta que para muchos significa una gran cantidad de horas de baile. Para poner en perspectiva midiendo la cantidad de pasos mediante podómetros, se realiza el equivalente a caminar o incluso trotar (según como lo reconocen algunos dispositivos electrónicos) hasta 35 mil o más pasos, que pueden equivaler a más de 20 kilómetros diarios. Siendo así, y como cualquier persona que hace mucha actividad física, debemos de pensar en la nutrición y la hidratación en primer lugar.

La actividad física nos obliga a ingerir mayor cantidad de agua para reponer las pérdidas de líquido, debemos reponer sodio por la pérdida de este mineral en la sudoración, sin dejar de lado que si se consume alcohol, por ejemplo, la pérdida de agua y electrolitos será mayor y por ende debemos de reponerla. El no hacerlo puede conllevar a problemas a nivel renal, cardio-vascular, pérdida de energía, labios secos, calambres musculares, entre otros problemas. El uso de suero de hidratación oral es sin duda algo que debemos de tener a mano para rehidratarnos a lo largo del día, tomar agua entre bebidas alcohólicas evitará estos problemas y te sentirás mejor el día siguiente.

Adicionalmente, debemos de ajustar nuestros alimentos para un mayor gasto calórico, por lo que debemos de optar por una dieta alta en proteínas y una cantidad decente de carbohidratos, en donde podemos incluir también alimentos altos en triptófano, un aminoácido esencial en el ser humano que es un precursor tanto de la melatonina (hormona inductora del sueño), así como de serotonina (la famosa hormona de la felicidad), lo cual nos ayuda a tener un estado de ánimo más estable, con menor ansiedad y dormir mejor entre otros beneficios. Este lo podemos encontrar en alimentos como la avena, el banano, el cacao, la piña, cereales integrales, legumbres, leche, salmón, atún y carnes blancas, entre otros.

El segundo factor que conversaremos es el sueño, y este requiere especial atención, pues la deprivación de sueño es uno de los factores que más afecta al cuerpo de forma negativa en épocas festivas.

El sueño tiene muchas funciones, además de la recuperación de energía, entre ellas están la consolidación de la memoria, mantenimiento de las neuronas, la producción de hormonas que intervienen con la cicatrización, regulación de hormonas como la tiroides, cortisol (hormona del estrés), y hormonas sexuales, por lo que todos estos factores pueden verse afectados: pérdida de memoria a corto plazo, irritabilidad, aumento de la presión sanguínea y el azúcar, afectación en la libido, el peso, irritabilidad y cambios bruscos de carácter, así como una mayor tendencia a enfermarnos por supresión del sistema inmunológico (baja en defensas).

Algunas recomendaciones:

  • Debemos dormir en promedio al menos 6 a 7 horas diarias de sueño de calidad, y lo que no cumplas genera una deuda acumulativa que afecta de forma negativa tu salud.
  • Hay que recordar que el sueño es cíclico, por lo que debemos acostarnos y levantarnos a la misma hora idealmente.
  • Cuartos oscuros, evitar la luz solar directa y de pantallas brillantes, o usar lentes oscuros si se hace de día camino a casa.
  • Una ducha de agua tibia puede mejorar el sueño, así como un cuarto frío o fresco.
  • Evitar los estimulantes y el ejercicio físico al menos 2 a 3 horas antes de acostarnos.
  • Recordar que el alcohol y ciertos medicamentos o sustancias nos afectan la profundidad del sueño, por lo que, aunque podamos dormir, ese sueño no va a ser tan reparador.

Adicionalmente, a lo mencionado podemos recurrir a varios suplementos que nos pueden ayudar a mejorar nuestra energía, defensas y salud emocional, por lo que me refiero a algunos de ellos:

  • 5 HTP: Inductor natural de la serotonina. Nos ayuda a mantenernos más estables a nivel emocional, bajar la ansiedad y el “bajón” causado por la falta de sueño y el posible uso de sustancias psicoactivas.

  • Zinc: Potente antioxidante e inmune-regulador, por lo que su ingesta ayuda a mejorar nuestras defensas y regulan la presión arterial.

  • Vitamina D: Sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y neura-protectoras contribuyen con la salud del sistema inmune, la función muscular y la actividad de las células cerebrales.
  • Magnesio: El magnesio desempeña muchas funciones cruciales en el cuerpo, como apoyo de la función muscular y nerviosa, importante para las defensas y la producción de energía.

  • Complejo de Vitamina B: Indispensable para la formación de la sangre, nos ayuda a mejorar nuestras defensas, a tener más energía, y al correcto funcionamiento del sistema nervioso.
  • Omega 3: Entre sus propiedades destacan sus efectos antiinflamatorios y autoinmunes.

Créditos: Dr. Federico Gallegos Jiménez. Medicina del Estilo de Vida Director de: thedoctorraver