Shot of hands grabbing a young womans against a dark background.

Cuidado psicológico en momentos difíciles

Estrategias para afrontar malos viajes con sustancias

Las experiencias negativas relacionadas con el consumo de drogas pueden ser desafiantes y perturbadoras, pero abordarlas desde un enfoque psicológico puede marcar la diferencia en la forma en que las enfrentamos y las superamos. Recuerda que cada persona es única y puede responder de manera diferente a estas estrategias. La empatía y el cuidado son fundamentales para ayudar a alguien a través de un mal viaje.

Aquí te proporcionamos algunas pautas generales sobre cómo tratar los malos viajes con diferentes drogas desde una perspectiva psicológica:

 

1. Entorno Seguro y Apoyo: El primer paso crucial es asegurarse de que la persona esté en un entorno seguro y confortable. Si estás lidiando con tu propia experiencia, busca un lugar tranquilo y libre de peligros donde te sientas seguro. Si estás ayudando a alguien más, crea un espacio donde puedas ofrecer apoyo sin distracciones ni riesgos.

 

 

  1. Comunicación Calmada: Si estás asistiendo a alguien, recuerda mantener la calma y hablar en un tono tranquilo y reconfortante. Evita el pánico, ya que esto podría aumentar la ansiedad de la persona. La seguridad emocional es esencial en estos momentos.
  2. Respiración y Relajación: La respiración profunda y la relajación son herramientas valiosas para reducir la ansiedad. Anima a la persona a respirar profundamente y a enfocarse en su respiración para calmar su mente. Una respiración controlada puede ayudar a restablecer el equilibrio.

 

 

4. Redirección del Pensamiento: Ayuda a la persona a cambiar su enfoque hacia pensamientos más positivos. Puedes guiarla para que piense en recuerdos felices, pensamientos relajantes o imágenes agradables. Esto puede ayudar a desviar la atención de la experiencia negativa y restablecer la armonía mental.

 

 

5. Música Relajante: La música suave y relajante puede tener un efecto calmante en la mente. Si es posible, elige música que sea tranquila y positiva para crear un ambiente más cómodo. La música puede ser una herramienta poderosa para influir en el estado emocional.

6. Visualización Guiada: Si la persona está dispuesta, puedes guiarla a través de una visualización relajante. Describe un escenario tranquilo y agradable en el que la persona pueda sumergirse mentalmente. Esto puede ayudar a alejarla de la experiencia negativa.

7. Atención Plena (Mindfulness): Practicar la atención plena puede ayudar a las personas a centrarse en el momento presente y a separarse de los pensamientos negativos. Puedes guiarlos para que presten atención a sus sentidos, lo que ven, oyen y sienten en ese momento. Esto puede ayudar a reconectar con la realidad y reducir la ansiedad.

 

 

8. Hidratación y Nutrición: Mantenerse hidratado y bien alimentado es esencial para mejorar el estado físico y emocional durante y después de una experiencia negativa. La deshidratación y la falta de nutrición pueden exacerbar los síntomas negativos.

9. Evitar la Autoacusación: Es importante que la persona comprenda que las experiencias negativas pueden ocurrir y que no es su culpa. Evita culpar o juzgar a la persona, ya que esto puede empeorar la situación. El autocastigo solo agrava la angustia.

 

 

10. Búsqueda de Ayuda Profesional: Si la experiencia negativa persiste o causa un malestar significativo, es esencial buscar ayuda profesional. Un terapeuta o consejero especializado en salud mental y adicciones puede ofrecer orientación y apoyo adecuados. No dudes en buscar ayuda cuando sea necesario.

Recordar que todo pasa, no luchar sino relajarse y dejar pasar el tiempo y pronto pasará el pico del efecto y volverán a sentirse bien.

El apoyo psicológico puede ser un salvavidas en momentos difíciles relacionados con el consumo de sustancias. Y si la integridad de una persona está en riesgo siempre acude a un centro de salud por atención médica oportuna.

Conscious Dancefloor