Alimentación y vida nocturna

Mantener una dieta saludable puede ser un desafío cuando se trata de la vida nocturna, ya que a menudo se asocia con comida rápida y alcohol, sumado a desde muchas horas hasta más de un día sin consumir nada sólido. Sin embargo, es posible mantener una alimentación saludable incluso durante las salidas nocturnas si se toman algunas simples medidas.

 

 

En primer lugar, es importante recordar que la moderación es clave. Si se planea beber alcohol, es importante limitar la cantidad y beber con responsabilidad. El alcohol es alto en calorías y puede llevar a comer en exceso causándonos problemas de peso y de salud. Beber agua entre las bebidas alcohólicas también puede ayudar a mantenerse hidratado y reducir la deshidratación y “la goma”, pero no olvides de tomar bebidas con electrolitos para recuperarte. El no comer antes de salir a tomar va a aumentar la velocidad de absorción de licor a la vez que aumentará sus efectos secundarios. También causará irritación del estómago con mayor facilidad pudiéndote producir náuseas y hasta vómitos.

 

 

En segundo lugar, es importante planificar con anticipación. Si vas a salir por la noche a tomar y bailar por horas y no sabes cuándo será tu próxima comida, prepara tu cuerpo con una carga de proteína y carbohidratos idealmente de los llamados de liberación lenta, como la comida integral, legumbres y algunas frutas, que te ayudarán a mantener tu energía, y no pierdas masa muscular. Evita los alimentos muy pesados ni grasosos.

 

 

En tercer lugar, es importante prestar atención a los horarios de las comidas. La vida nocturna puede llevar a comer tarde en la noche, lo que puede tener un impacto negativo en el metabolismo y el sueño. Es importante tratar de comer por lo menos dos horas antes de acostarse para permitir que el cuerpo digiera los alimentos adecuadamente, pero si por el contrario se te hace imposible comer luego de muchas horas de fiesta, al menos tomarse un batido de proteína, o suplementos como “Ensure Advance” antes de acostarte, o incluso hasta antes del ”after”, pueden brindarte la energía, hidratación y minerales que no le aportamos al cuerpo en las últimas horas, y vas a tener además una mejor recuperación.

 

 

En cuarto lugar, es importante recordar que los hábitos alimenticios saludables también se aplican fuera de la vida nocturna. Se puede establecer un plan de alimentación saludable y seguirlo en todo momento. Esto incluye comer una variedad de alimentos, controlar las porciones y evitar alimentos procesados y altos en grasas saturadas y azúcares añadidos que son común el día siguiente a una noche de mucho baile y fiesta, pues la tendencia luego de esto es a tener atracones que te hacen escoger una comida rápida antes que una saludable.

Por último, recuerda ingerir alimentos altos en triptófano, aminoácido precursor de la serotonina, como sucede con el banano, piña, cacao, o incluso suplementos como el 5-HTPi que te pueden ayudar a controlar o prevenir el “bajón” causado por no dormir o el abuso de sustancias de uso recreacional.

Recuerden no consumir suplementos sin una recomendación médica previa.